23 oct. 2020

El lugar más seguro de todo el mundo

Lectura: Hechos 21:1-14

Lewis Sperry Chafer (1871 – 1952), quien fuera presidente del Seminario Teológico de Dallas, fue invitado a brindar un discurso en una actividad que se había extendido demasiado tiempo, así que Chafer decidió condensar su discurso “La racionalidad de rendir totalmente nuestras vidas a Dios”, en tres breves razones.

– Razón #1.  Dios es sabio y conoce como nadie lo que es mejor para mi vida.

– Razón #2. Dios es todopoderoso y tiene el poder de lograr lo que sea mejor para mí.

– Razón #3.  Dios me ama más que nadie.

Luego de estas breves palabras, Chafer concluyó de la siguiente manera: “Por lo tanto, lo más lógico que puedo hacer es rendir mi vida a Dios.  ¿Qué más puedo decir? ¿Qué más necesito decir?”

Al estudiar la vida de Pablo, nos encontramos con un hombre que tenía la misma convicción de Chafer, sabía lo que era sufrir por Jesús y cuando decidió marchar hacia Jerusalén sabía que no le esperaba nada bueno y aun así quiso ir (Hechos 20:22-23).  Sus amigos de Éfeso, conocían las implicaciones de esta decisión e intentaron convencerlo para que no fuera, pero al ver que era inútil, lo consolaron, abrazaron, lloraron con él y oraron por su vida para Dios cumpliera Su voluntad (Hechos 20:36-38; 21:14).

Cuando hacemos la voluntad de Dios, nos ubicamos en el lugar más seguro de todo el mundo. Confía en que Él siempre mantendrá el control de todo lo que ocurra.

  1. Dios es todo lo que necesitas, ¿no tiene sentido rendirle tu vida?
  2. Al rendirte a la voluntad de Dios, nunca estarás en el lugar equivocado.

HG/MD

“Sin embargo, no estimo que mi vida sea de ningún valor ni preciosa para mí mismo, con tal que acabe mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.” (Hechos 20:24). 

La entrada El lugar más seguro de todo el mundo se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/34rzSXs
via IFTTT

22 oct. 2020

Tiempos de cosecha

Lectura: Levítico 23:15-22

Cuan gozosos son los tiempos de cosecha. Cuando los agricultores recogen el fruto de su esfuerzo, en sus caras se puede ver la satisfacción y muchos de ellos dan gracias a Dios por su bendición.

Este mismo gozo se percibe al leer el libro de Levítico en el capítulo 23, en el cual se establece la fiesta de las semanas, mediante la cual durante 7 semanas se celebraba en gratitud por las cosechas que se habían recolectado (Deuteronomio 16:9-12).

Pero, ¿qué sucede sí vienen lluvias inoportunas, el verano se extiende de forma inesperada, o sobreviene una granizada?

Aun en esas circunstancias, el apóstol Pablo nos aconseja: “Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).  Quizás puedas pensar al leer estas palabras, “esto no es realista”.  Sin embargo, esta no fue una ocurrencia del apóstol; tal como leímos, los judíos recibieron instrucciones de celebrar la fiesta de las semanas, independientemente si sus cosechas eran buenas o malas, debido a que nuestro agradecimiento es a Dios, y no a un granero lleno de frutos o semillas.

El seguidor de Cristo tiene muchas decisiones que tomar durante su vida, y una de ellas es ser agradecido. Es muy sencillo tener una buena actitud cuando todo va bien, pero resulta muy difícil tener contentamiento cuando las cosas salen mal; el sólo hecho de poder levantarnos cada día y tener la fuerza para conseguir nuestro sustento, debe hacer que tengamos una sonrisa en nuestro rostro, tal como lo dice el apóstol Pablo en 1 Timoteo 6:8: “Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos estaremos contentos con esto”. 

No quiere decir que seamos personas conformistas y sin metas, sino que, así como Pablo podamos decir: “No lo digo porque tenga escasez pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.  Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la hartura como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad” (Filipenses 4:11-12).

  1. Descubre razones para dar gracias a Dios cada día.
  2. No necesitas más cosas por las que dar gracias, sino dar gracias por las cosas que ya tienes por la misericordia de Dios.

HG/MD

“Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18). 

La entrada Tiempos de cosecha se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/37wOhmS
via IFTTT

21 oct. 2020

Como una piedra preciosa

Lectura: 1 Juan 1:1-9

La honestidad es una de las virtudes más deseada, pero pocas veces valorada como se debe.  La verdad que la acompaña debe ser un aspecto vital en nuestras vidas, sin embargo, en ocasiones se nos olvida que la honestidad inicia por nosotros mismos.

Muchos practican la mala costumbre de ver más rápidamente las fallas en los demás, y difícilmente admiten la verdad sobre sus propias fallas.  Por ejemplo, en general, tendemos a pensar de la siguiente forma:

  • Los demás tienen prejuicios, nosotros tenemos convicciones.
  • Cuando otros pasan ocupados en su apariencia, es vanidad; pero si se trata de nosotros, significa que sacamos el máximo provecho de lo que Dios nos ha dado.
  • Los otros se enojan fácilmente, mientras que, en nuestro caso, tenemos un alto grado de sensibilidad.
  • Muchos son presumidos, nosotros tenemos una buena autoestima.
  • Mientras otros se desesperan por los resultados, nosotros solamente tenemos una sana inquietud por conocer el futuro.

En la lectura devocional, el apóstol Juan nos aclara que, si decimos una afirmación, pero no la practicamos, es una mentira (1 Juan 1:6), y nos estamos engañando a nosotros mismos (v.8); lo peor de todo es que con nuestras acciones hacemos a Dios mentiroso (v.10).

Juan no sólo nos brinda los síntomas del pecado, sino que nos enseña la forma de resolver este problema: la confesión (v.9), llamando las cosas por su nombre. La falta de honestidad simplemente es un error.  Al reconocer nuestro problema, la recompensa que obtenemos es la libertad de andar en luz (v.7), limpiándonos de todo pecado.

  1. Ser honesto siempre es la mejor decisión.
  2. La verdad es tan preciosa que algunas personas la usan poco, ¡vaya error!

HG/MD

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:6).

La entrada Como una piedra preciosa se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/3jlAJx1
via IFTTT

20 oct. 2020

Historias sorprendentes

Lectura: Colosenses 3:1-17

Estaba viendo un programa de televisión en que contaban historias sorprendentes, en una de ellas se narraba la historia de dos hermanos que realizan un paseo en sus motos de invierno por un sendero poco transitado de la montaña.

De repente una fuerte tormenta se desató sobre ellos y la nieve rápidamente se acumuló sobre el camino, hasta hacerles imposible seguir adelante; la nieve les llegaba al pecho y el viento arreciaba con fuertes ráfagas sobre ellos.  Lo único que se les ocurrió fue recordar algunos consejos que habían recibido de su abuelo, quien les indicó que cuando se está en ese tipo de situaciones lo mejor es hacer una cueva en la nieve para escapar del frío y del viento.

Así lo hicieron y lograron sobrevivir aquella terrible noche, al día siguiente sus padres organizaron una búsqueda y debido a que se habían mantenido en la senda que habían planeado seguir e informado a sus padres al respecto, lograron ser encontrados temprano por la mañana.

Luego de que los rescataron uno de ellos dijo: “Gracias a Dios y a los consejos de nuestros seres queridos logramos sobrevivir, en esos momentos todas nuestras decisiones debían ser las correctas, de lo contrario habríamos muerto”.

Como creyentes estamos viviendo en mundo hostil que intenta a toda costa que no sigamos en el Camino (Juan 14:6).  Diariamente hay fuerzas que procuran nuestro mal, algunas de ellas son internas como el egoísmo, la pereza y el orgullo, y otras son externas, tales como las influencias de amigos, información equivocada que vemos y oímos por medio del internet u otros medios, y de personas que no apoyan nuestra fe; cualquier decisión equivocada podría provocar gran afectación a nuestro testimonio y objetivos de vida.

  1. Cada movimiento y pensamiento, cada acción y palabra, debe responder a nuestra fe en Jesús (Colosenses 3:17).  Vivir conforme a los principios de Dios y actuar de la forma como actuaría Jesús, hará que tomemos las decisiones correctas.
  2. Cuando tengas que tomar una decisión, piensa por un momento y pregúntate: ¿Qué haría Jesús?

HG/MD

“Y todo lo que hagan, sea de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:17).

La entrada Historias sorprendentes se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/35y3WA3
via IFTTT

Cuidados con el uso de la tecnologia

Tecnología

Algunos consejos para que tengas presente a la hora de hacer uso de la tecnología.

1. Te hace más impaciente

Con la aparición del correo electrónico, nuestra comunicación en línea se hizo más rápida; no obstante, comparado a la velocidad con la que enviamos y recibimos mensajes de texto, el email se ha vuelto demasiado lento. Cada innovación tecnológica ha causado que las personas quieran cosas cada vez más rápidas. Si una página web o un vídeo no puede verse hasta dos segundos de espera, es común que los usuarios abandonen la página.

Un estudio confirmó que las personas tardan un promedio de 22 segundos en expresar su frustración si su televisor o computadora no comienza a transmitir una película correctamente. La gente se siente frustrada después de solo 16 segundos de esperar que se cargue una página web; y después de 25 segundos de esperar a que cambie un semáforo. Este estudio demostró que una mala consecuencia de la tecnología es que cada vez somos menos pacientes.

2. Disminuye tu creatividad

Podemos pensar que la abundancia de recursos y herramientas nos permite se más creativos, pero en realidad, es todo lo contrario. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Illinois descubrieron que cuando hay menos materiales con los cuales trabajar, las personas se vuelven más creativas. Este hecho se puede confirmar con los diversos inventos a lo largo de la historia, los cuales surgieron gracias a la carencia de algún objeto en especial que debía suplir una necesidad.

3. Reduce tu capacidad de atención

Un estudio realizado por una fundación de Microsoft reveló que desde que la revolución tecnológica comenzó, las personas pueden concentrarse menos que un pez dorado. En el año 2000, el índice de concentración era de aproximadamente 12 segundos; no obstante, para el 2015, disminuyó a ocho segundos. Esta cifra es alarmante porque tenemos un segundo menos de capacidad de atención que un pez dorado.

4. Modifica tus patrones de sueño

Los expertos recomiendan que evitemos ver todo tipo de pantallas por lo menos una hora antes de dormir. Esto es porque la radiación emitida por los aparatos electrónicos activa el sistema de estrés cerebral, el cual no permite que uno se relaje y duerma adecuadamente.

5. Deteriora tu capacidad cognitiva

Un reporte de la Universidad de Texas en Austin publicado en la Journal of the Association for Consumer Research, afirma que la capacidad cognitiva y el poder general del cerebro se reducen significativamente cuando el teléfono móvil está a poca distancia, incluso si está apagado o boca abajo. Otro estudio similar liderado por Adrian Ward, también demostró que las personas realizan mejores actividades que requieren concentración y capacidad cognitiva cuando se encontraban aleados de sus celulares.

6. Afecta tu salud

Los equipos tecnológicos hacen que las personas tengan un vida más fácil, pero también más sedentaria y con menos actividad física. Un estudio realizado por el Instituto Milken vinculó los índices de obesidad con la cantidad de dinero que un país industrializado gasta en tecnología; esto quiere decir que mientras más equipos tecnológicos se consume, hay mayor cantidad de personas con sobrepeso.

7. Debilita tu memoria

Científicos de la Universidad de Harvad y Wisconsin afirman que la tecnología contribuye a que seamos cada vez menos capaces de retener información. A este fenómeno lo han denominado El efecto Google y se produce debido a que existe la tendencia a guardar datos en internet más que en nuestros cerebros. Un claro ejemplo es que hoy en día la mayoría de personas no puede recordar los números de celulares de sus contactos, pues confía que siempre estarán en la memoria de sus teléfonos.

8. Te hace perder la capacidad de investigación

La información de todo el mundo está al alcance de un click. Si bien esto parece una buena noticia, en realidad ha contribuido a que se pierda la capacidad de investigación. Han habido casos en los cuales una falsa noticia se hizo viral y todos creían que era cierta, pero nadie se preocupó por constatar si la información era real o no. Esto sucede con más frecuencia de lo que creemos y es una muestra de la mala consecuencia que puede tener la tecnología.

9. Te hace perder el tiempo

Solo en los Estados Unidos, las estadísticas reportan que las personas pasan en promedio 3 horas y 10 minutos diarios en sus celulares. Ese tiempo perdido no se hace algo productivo, pues mayormente los usuarios ven videos o pasan el tiempo en aplicaciones.

Las redes sociales utilizan sistemas que detectan los gustos y preferencias de cada uno; es por ello que cuando nos conectamos, aparecen sugerencias de las cosas que posiblemente podrían llamar nuestra atención. Esto hace que uno pase más tiempo de lo que planea en internet.

10. Relación con Dios

Siempre tienes que estar midiendo si las tecnologías que usan te sirven como un instrumento para crecer y compartir tu fe o si por el contrario está afectando tu relación con Dios y con tus seres queridos, por lo tanto constantemente debes orar al Señor pidiendo sabiduría y nunca sobrará consultar a personas que consideras maduras en la fe, para que te orienten en estos temas.

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídala a Dios —quien da a todos con liberalidad y sin reprochar— y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada. Porque el que duda es semejante a una ola del mar movida por el viento y echada de un lado a otro

Santiago 1:5-6

Fuente: Adaptado de: https://cvclavoz.com

La entrada Cuidados con el uso de la tecnologia se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/2Hra9VG
via IFTTT