23 abr. 2017

¿En arenas movedizas?

Lectura: Hechos 16:25-34

Existen personas a las cuales les incomoda cuando los creyentes en Jesús, decimos que sabemos que vamos camino al cielo.  Escudriñemos las escrituras por un momento.

El mismo Jesús dijo: “De cierto, de cierto les digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. (Juan 6:47-RVC).  Es por ello que cuestionar al Señor resulta un tanto desacertado.  El Señor nos pide a cambio de su regalo, simplemente depositar nuestra fe en Él, Juan mismo vuelve a recalcar este principio en Juan 5:24: “De cierto, de cierto les digo que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna. El tal no viene a condenación sino que ha pasado de muerte a vida”.  Es necesario reconocer que necesitamos de un Salvador tal como lo dice Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

Una vez a un creyente le hicieron la siguiente pregunta: “¿Sientes que tus pecados han sido perdonados?”. Luego de pensarlo un poco, su respuesta fue: “No, no siempre siento que han sido perdonados, pero sé que es así porque Dios lo dice en su Palabra”.  El mismo apóstol Juan en su carta de 1 de Juan 2:12, nos dice: “Les escribo a ustedes, hijitos, porque los pecados de ustedes han sido perdonados por causa de su nombre.”.  Muchos de nosotros en el momento que pedimos a Dios por su perdón, y recibimos su inmerecido regalo de vida, en muchas ocasiones aun sentimos que algunos de nuestros pecados no han sido perdonados.  El problema de esta forma de pensar es el “sentir”; cuando empezamos a profundizar nuestra relación con Dios, comenzamos a entender su gran amor y la clase de Dios que tenemos, quien no hace cosas a medías. Su perdón es total y nosotros podemos estar seguros de eso.

El autor de Hebreos 9:11-12, nos habla un poco más con respecto a esta verdad: “Pero estando ya presente Cristo —el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos; es decir, no de esta creación—  entró una vez para siempre en el lugar santísimo logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros sino mediante su propia sangre.”  Ese perdón total de Dios no es una excusa para pecar, tal como lo explicó Pablo en Romanos 6:2: “¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?”.  No obstante aun pecamos y debemos reconocerlo (1 Juan 1:18).  El Señor nos desafía a no conformarnos a este mundo, llama a renovarnos en Él diariamente y a ser un sacrificio viviente para Él (Rom.12:1-2).

  1. Si logramos entender la grandeza de la inmerecida gracia de Dios, trataremos con todas nuestras fuerzas de amarle y servirle, así como el carcelero de la lectura en Hechos 16.

 

  1. La salvación no se basa en los sentimientos, se basa en la fe. La Palabra de Dios es sólida como roca (Mateo 7:24-29), no es como la arena movediza sobre la que se originan los sentimientos.

HG/MD

“Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:23)



from Mi Devocional http://ift.tt/2pbDecC
via IFTTT

Transformados

Lectura: Hechos 2:22-26

 A mitad del otoño, un grupo escolar realizó una excursión didáctica, en un área boscosa cercana a la Escuela donde asistían los niños; una de las asignaciones consistía en recolectar algunas muestras del ecosistema de ese lugar.  Algunos de ellos encontraron un par de gusanos en su fase de crisálida; con la asistencia de su profesor los niños los recolectaron con mucho cuidado, luego cuando regresaron al salón de clase colgaron los secos e inmóviles capullos en una de las ventanas, donde podrían seguir experimentando el clima al que estaban acostumbrados.

Terminó el otoño, vino el crudo invierno y luego de algunos meses, regresó la primavera con sus lluvias y mejor clima. Gracias al sol que les calentaba, los que parecían objetos sin vida, de repente empezaron a moverse y pocos días después la maravilla de una vida transformada surgió a la luz; bellas mariposas multicolores que extendieron sus alas, aunque al inicio con torpeza luego de un tiempo los niños pudieron observar las esplendorosas alas en todo su vigor, para poco después alzar su vuelo fascinante en busca del néctar de la vida.

Muchos países cuentan con las cuatro estaciones, y coincidentemente recordamos la resurrección del Señor en esos días primaverales. A pesar de que la metamorfosis no es exactamente un símil de la verdadera muerte del Señor, si refleja el cambio y transformación de una vida sin esperanza, a una infinitamente superior que surge en nuestro interior cuando Cristo viene a morar en nosotros.

Al estudiar un poco el pasaje de Filipenses 3:21: “Él transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la misma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder, para sujetar también a sí mismo todas las cosas.”, nos encontramos con algunas cosas interesantes. La palabra griega que se traduce como “la misma forma” (semejante, o conformado – según la versión que utilicemos), es summorphon, que literalmente significa “cambiar de forma” o “transformarse”; por lo cual, debido a que Cristo se levantó de la tumba, podemos tener confianza plena en que, un día futuro, nuestros cuerpos también serán transformados o conformados para que sean semejantes al cuerpo de Cristo.

  1. Un día este cuerpo que con el tiempo se deteriora, será transformado en un cuerpo incorrupto e inmortal “Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad” 1 Cor.15:53. Mientras tanto digamos como Juan: “¡Ven, Señor Jesús!” (Apoc.22:20b).

 

  1. Tú también puedes recibir la transformación total en tu vida, confía en Jesús, pon tu fe en Él, reconócelo como Señor y Salvador.

HG/MD

“A él, Dios le resucitó, habiendo desatado los dolores de la muerte; puesto que era imposible que él quedara detenido bajo su dominio.” (Hechos 2:24).



from Mi Devocional http://ift.tt/2ppxQ6z
via IFTTT

22 abr. 2017

Multi-universos: ¿Es nuestro universo uno de los muchos?

Creacionismo

Multi-universo: ¿Es nuestro universo uno de los muchos?

Un acercamiento a esta teoría desde una perspectiva científica y bíblica, por el Dr. Danny R. Faulkner

Hoy en día los científicos han incrementado sus conferencias y artículos relacionados a un multi-universo. ¿Qué es un multi-universo? El multi-universo es la creencia que nuestro universo es sólo uno de muchos universos. Es de suponer que cada universo existe de manera paralela e independiente uno del otro. Si esto suena como ciencia ficción, filosofía o religión, es debido a que un multi-universo puede ser clasificado en cualquiera de esas categorías. Sea lo que sea, un multi-universo definitivamente no es ciencia. ¿Cómo puede ser científico el multi-universo (dado que la ciencia es el estudio del mundo natural mediante nuestros cinco sentidos) cuando otros universos, por definición, están más allá de nuestra capacidad de detectar?

Dentro del paradigma de un multi-universo, ¿cuántos universos existen? El número de universos es enorme, probablemente infinito. Las propiedades de cada universo podrían ser distintas, por lo que nadie esperaría que dos universos sean los iguales. Dichas diferencias son fundamentales, incluyendo las diferencias en las constantes físicas y la forma en que opera la física. La propiedad de los universos existentes es que la vida no sería posible en ellos. Esto revela la razón primaria para creer en multi-universos. Consideremos nuestro propio universo; durante mucho tiempo ha sido reconocido que, si, ciertos parámetros físicos del universo divergieron tanto de los valores que actualmente tienen, entonces la existencia de vida no sería posible. En 1973, el físico teórico australiano Brandon Carter creó el término principio antrópico para describir su observación. El principio antrópico en sí mismo sugiere que nuestro universo fue diseñado. Esto es exactamente lo que ha predicho la creación bíblica. Por otro lado, no es lo que ha hecho la evolución.

El problema con ser único

En el sentido más amplio, la evolución es la creencia que el mundo ha venido por medio de un proceso totalmente natural. El origen de la vida es sólo un ejemplo de los procesos naturales planteados por la evolución. Si la vida surgió en la tierra, pero no en ningún otro lado, entonces por definición la tierra es única. Pero si la tierra es única, entonces tiene un estatus privilegiado que a la vez sugiere la posibilidad de que la tierra y la vida en la tierra fueron diseñadas. Y diseño implica tener un creador, que nos trae de nuevo a la creación. Por lo tanto, la mayoría de las personas que creen en la evolución también creen que la vida es relativamente común en el universo. Esto equivale a jugar las posibilidades de creer que la vida surge siempre que las condiciones son propicias para vida. Pero para jugar esas posibilidades, la tierra y los planetas deben ser comunes en el universo. Por lo tanto, no hay nada especial relacionado a la tierra, ni al sol que orbita la tierra o la ubicación del sistema solar en la galaxia. Es decir, las condiciones que produjeron el ambiente que encontramos en la tierra deben ser “promedias”.

Hace más de medio siglo, el cosmólogo británico nacido en Australia Hernan Bondi creó el término Principio de Copérnico para referirse a la mediocridad asumida de nuestro lugar en el universo. Bondi tomó este nombre debido a que cuatro siglos antes Nicolás Copérnico había desempeñado un rol clave en remover la tierra del centro del sistema solar, el lugar que algunos habían visto como una posición privilegiada. Un siglo antes, la obra del astrónomo estadounidense Harlow Shapley desplazó al sol del centro de la vía láctea. Poco después, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble demostró que nuestra vía láctea era sólo una de las miles de millones de galaxias. Este trabajo sugirió que no estábamos en ninguna ubicación particularmente importante.

Aquellas personas que creen en un multi-universo quieren hacer lo mismo para el universo: su argumento es que, así como no hay nada excepcional en nuestro planeta, tampoco hay nada excepcional en nuestro universo. Después de todo, si hay sólo un universo y parece como que ha sido diseñado, entonces llegamos nuevamente a la conclusión que debe haber un Creador. Sin embargo, si nuestro universo es sólo uno en una infinidad de universos, regresamos al juego de las posibilidades. La probabilidad de que nuestro universo haya ocurrido por casualidad es extremadamente diminuta, pero si hay un número infinito de universos, entonces la probabilidad de que al menos algunos universos hayan propiciado vida (como lo es nuestro universo), entonces es más probable. Por lo tanto, debe haber un multi-universo. Así se afirma que hay un proceso de selección después de todo, que podemos existir sólo en un universo en donde pueda existir vida. En universos donde es imposible que exista vida, no hay nadie para contemplar el significado de la existencia. Por lo tanto, no debemos estar sorprendidos que existamos en un universo donde es posible que haya vida. Es decir, la apariencia del diseño es sólo eso, apariencia.

Falta de ciencia

Tengamos en cuenta que no hay ciencia en todo esto. En cambio, la creencia en el multi-universo es un intento desesperado para evadir las implicaciones del diseño aun cuando el diseño nos está mirando fijamente al rostro. Muchas veces los argumentos para fundamentar el multi-universo están redactados en términos seudocientíficos para hacerlos parecer científicos (por ejemplo, uno de los primeros libros a nivel popular referente al tema fue hecho en 1997 titulado Antes del comienzo: Nuestro universo y otros por el famoso astrofísico británico Martin Rees) pero otra vez, no hay ciencia aquí. Por el contrario, sería el mejor argumento filosófico o, mejor aún, equivale a un argumento religioso. ¿Cómo puede ser esto, teniendo en cuenta que la mayoría de los creyentes en el muti-universo son ateos? Está claro que la creencia en el Dios creador de la Biblia es religiosa. Sin embargo, si uno construye un concepto que no se puede probar para evitar la creencia en el Dios creador, entonces eso equivale a una declaración religiosa de tal índole.

Es increíble que, por lo contrario, gente racional elija creer en el multi-universo, especialmente cuando está muy claro que piensan que ésta es la conclusión lógica, la conclusión razonable a la cual llegar. Éstas fueron el tipo de cosas que describió el apóstol Pablo en Romanos 1:21. Una vez que los hombres rechazan a Dios, entonces su necio corazón les permite participar en todo tipo de vanas especulaciones para dar razones a ese rechazo. Este versículo está precedido por los versos 18 al 20, que es la declaración que el mundo que nos rodea revela que hay un Creador, un Creador que debe ser muy poderoso. Esto a su vez es un eco de conocimiento de Dios, indicado por los cielos que encontramos en Salmos 19:1–6. Los cielos declaran la gloria de Dios y no hay cantidades de especulaciones acerca del universo que puedan cambiar eso.

Fuente: http://ift.tt/2oxfRY1



from Mi Devocional http://ift.tt/2ofYsqK
via IFTTT

Pence dice a Kim Jong-un: “La espada está preparada”

Un tercio de los cristianos en Alemania no creen en el cielo

A punto de cumplir 500 años, la reforma protestante iniciada por el Martin Lutero alemán ayudó a dar forma a la historia de Occidente. Sin embargo, como sucede en la mayoría de países europeos, el cristianismo está en caída libre.

Gran parte de la disminución se debe a la teología liberal, publicado hace más de un siglo y relativizada enseñanzas bíblicas, cambiando los mandamientos divinos para “consejos sobre cómo vivir mejor”.

Paralelamente a esto, la asistencia a la adoración en la iglesia protestante evangélica alemana alcanzó el nivel más bajo en la historia. Aunque la versión oficial de la religión 22.3 millones de miembros alrededor del 27% de la población  sólo el 3,4% asiste regularmente a la iglesia.

El Instituto ComRes de Inglaterra este mes publicó una encuesta sobre la fe en el Reino Unido. Se indica que en la actualidad, sólo el 17% de los británicos creen fielmente en el relato bíblico de la resurrección. Ya el 50% de las personas encuestadas no creían en la resurrección.

Una cuarta parte (25%) de los que se consideran cristianos en Gran Bretaña no creen en la resurrección de Jesús . Sólo el 57% de los cristianos “practicantes” que van a la iglesia al menos una vez al mes dicen que creen en todo lo que dice la Biblia. Sólo el 65% de los encuestados piensan que sus almas van al cielo o al infierno.

La entrada Un tercio de los cristianos en Alemania no creen en el cielo aparece primero en NOTICIAS CRISTIANAS DE ÚLTIMA HORA.



from NOTICIAS CRISTIANAS DE ÚLTIMA HORA http://ift.tt/2p31k7m
via IFTTT