25 oct. 2020

Enseñar a caminar

Lectura: 2 Timoteo 2:1-7

En su visita a un barrio marginal, la trabajadora social fue a visitar a la jovencita quien hacía un año había sufrido un accidente de tránsito, en el cual un conductor imprudente bajo la influencia del alcohol la había golpeado, y como consecuencia una de sus piernas había quedado muy dañada.  Debido a su falta de dinero no tuvo las oportunidades de recibir los mejores tratamientos.

Al ver esta situación la cual había dejado muy limitada la movilidad de la joven, la trabajadora social contactó a una organización cristiana local, donde doctores especialistas donaban sus servicios a personas de escasos recursos.  Para acortar la historia, dos años después, la jovencita fue a visitar a la mujer caminando por sí misma, con un ramito de flores; luego de muchas lágrimas y palabras de agradecimiento, la trabajadora social oró diciendo: “Gracias Señor, por darme la oportunidad de influir en la vida de esta persona”.

Esta historia se difundió entre sus compañeros de trabajo, y con el tiempo un colega le fue a preguntar qué había pasado con la vida de esta jovencita.  El hombre le comentó: “Seguramente ahora es una gran profesional o tiene una buena vida al lado de su familia”.  Sin embargo; la mujer profundamente afectada le dijo: “No, no es ninguna de esas cosas, es más, ahora está en la cárcel por haber cometido un asesinato en un robo en el cual participó”, y luego de unas lágrimas concluyó: “Fue bueno haberle ayudado a caminar de nuevo, pero sería mejor si me hubiera tomado el tiempo para enseñarle a caminar por el camino correcto”.

Nuestra misión no termina con el hecho de ayudar a los necesitados, presentándole el evangelio en el proceso; es necesario continuar nuestra relación con esas personas recién nacidas en la fe, para que puedan entender lo que implica seguir a Jesús como Señor.

  1. Sólo una relación creciente con Jesús puede ayudarnos a entender cuál es el mejor camino.
  2. Jesús debe ser el Salvador y Señor de nuestra vida.

HG/MD

“Lo que oíste de parte mía mediante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2). 

La entrada Enseñar a caminar se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/35CAx7P
via IFTTT

24 oct. 2020

¿Quién conduce?

Lectura: Gálatas 2:11-21

Algunas personas acostumbran decorar sus automóviles con calcomanías o pegatinas, que muestran mensajes tales como: “Si puedes leer esto, estas demasiado cerca de mi parachoques”, “Prohibido robar”, “Me venden”; pero hay una frase que siempre me ha llamado la atención: “Jesús es mi copiloto”, quizás quién la colocó tenía una buena intención, sin embargo, no es la más adecuada.

Cuando he sido yo quién he estado en el asiento de conductor, muchas veces he conducido hacia lugares donde no quiero, ni debo estar. 

La función del Señor Jesús no es ser simplemente un “copiloto” espiritual, quién desde el asiento de al lado nos brinda consejos o instrucciones, debe ser siempre Jesús el que este del lado del conductor, esa es una verdad absoluta.

La mayoría de creyentes piensa que Jesús es nuestro Salvador, al morir en la cruz en nuestro lugar y eso sin duda es verdad, pero la historia no termina ahí.  Cuando Jesús murió a los tres días resucitó, y con ello venció a la muerte y al pecado, esto nos impacta a nosotros, el poder pecado, dejó de tener efecto mortal en nosotros.

El apóstol Pablo lo escribe de una forma extraordinaria en Gálatas 2:20: “Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios quien me amó y se entregó a sí mismo por mí”. 

El pasaje nos dice que fuimos crucificados con Jesús, que ya no vivimos más, sino que es Él quién vive en nosotros, Cristo está en el asiento del conductor, los viejos destinos a los que solíamos ir ahora están prohibidos; las altas velocidades del egocentrismo, la codicia y las pasiones desenfrenadas, no deben tener efecto en nosotros.

No debemos quedarnos atascados en los pantanos del orgullo, ni debemos volver a caer en los baches de la amargura y la depresión.  Esto no quiere decir que no pecaremos más, lo que significa es que el pecado ya no debe enseñorearse de nuestras vidas (Romanos 6:14).  ¡Jesús es el único que debe conducir y limitar nuestras vidas!

  1. Jesús es tu copiloto, es Él quien debe siempre estar atrás del volante, permítele con gozo que Él conduzca.
  2. En el camino siempre podrá haber obstáculos o baches, pero puedes estar segur que Cristo te conducirá siempre por el camino correcto.

HG/MD

“Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios quien me amó y se entregó a sí mismo por mí”.  (Gálatas 2:20). 

La entrada ¿Quién conduce? se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/3oqs2oD
via IFTTT

Fe a pesar de las circunstancias

Mártires de la fe

China, octubre, 2020

Durante los últimos meses se les ha ordenado a las familias de bajos ingresos que abandonen su fe o pierdan la ayuda. financiera.

En la continua persecución de los cristianos por parte del gobierno chino, ahora se les dice a las familias pobres que renuncien a su fe o pierdan las prestaciones sociales. La economía china se ha visto profundamente afectada por la pandemia del coronavirus, especialmente los hogares de bajos ingresos que luchan por llegar a fin de mes.

Ahora los funcionarios del gobierno están ordenando a los cristianos que reciben pagos de asistencia social que reemplacen sus cruces y símbolos religiosos dentro de sus hogares con retratos de los líderes comunistas de China. “A todos los hogares empobrecidos de la ciudad se les pidió que mostraran imágenes de Mao Zedong”, dijo un pastor local. «El gobierno está tratando de eliminar nuestra creencia y quiere convertirse en Dios en lugar de Jesús».

Un miembro de la iglesia en una de las aldeas recordó cómo las autoridades entraron a su casa y destruyeron un calendario con ilustraciones religiosas, luego lo reemplazaron con un retrato de Mao. “Los hogares religiosos empobrecidos no pueden recibir dinero del estado por nada, deben obedecer al Partido Comunista por el dinero que reciben”.

Es en este tipo de circunstancias donde las palabras del apóstol Pedro se han vuelto más vivas y desafiantes:

Finalmente, sean todos de un mismo sentir: compasivos, amándose fraternalmente, misericordiosos y humildes. No devuelvan mal por mal ni maldición por maldición sino, por el contrario, bendigan; pues para esto han sido llamados, para que hereden bendición.

1 Pedro 3:8-9

Oremos por nuestros hermanos perseguidos debido a su fe, para que puedan entender que nuestra fe no requiere de símbolos o imágenes, sino de la confianza que hemos puesto en un Dios vivo y presente en nuestras vidas.

Así que, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es el culto racional de ustedes. No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de su entendimiento de modo que comprueben cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Romanos 12:1-2

Adicionalmente demos gracias a Dios porque la mayoría de nosotros aun puede compartir su fe en Jesús, sin temor a ser perseguido.

Adaptado de la Voz de los Mártires / https://www.facebook.com/lavozdelosmartirescostarica

La entrada Fe a pesar de las circunstancias se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/35ymb86
via IFTTT

23 oct. 2020

El lugar más seguro de todo el mundo

Lectura: Hechos 21:1-14

Lewis Sperry Chafer (1871 – 1952), quien fuera presidente del Seminario Teológico de Dallas, fue invitado a brindar un discurso en una actividad que se había extendido demasiado tiempo, así que Chafer decidió condensar su discurso “La racionalidad de rendir totalmente nuestras vidas a Dios”, en tres breves razones.

– Razón #1.  Dios es sabio y conoce como nadie lo que es mejor para mi vida.

– Razón #2. Dios es todopoderoso y tiene el poder de lograr lo que sea mejor para mí.

– Razón #3.  Dios me ama más que nadie.

Luego de estas breves palabras, Chafer concluyó de la siguiente manera: “Por lo tanto, lo más lógico que puedo hacer es rendir mi vida a Dios.  ¿Qué más puedo decir? ¿Qué más necesito decir?”

Al estudiar la vida de Pablo, nos encontramos con un hombre que tenía la misma convicción de Chafer, sabía lo que era sufrir por Jesús y cuando decidió marchar hacia Jerusalén sabía que no le esperaba nada bueno y aun así quiso ir (Hechos 20:22-23).  Sus amigos de Éfeso, conocían las implicaciones de esta decisión e intentaron convencerlo para que no fuera, pero al ver que era inútil, lo consolaron, abrazaron, lloraron con él y oraron por su vida para Dios cumpliera Su voluntad (Hechos 20:36-38; 21:14).

Cuando hacemos la voluntad de Dios, nos ubicamos en el lugar más seguro de todo el mundo. Confía en que Él siempre mantendrá el control de todo lo que ocurra.

  1. Dios es todo lo que necesitas, ¿no tiene sentido rendirle tu vida?
  2. Al rendirte a la voluntad de Dios, nunca estarás en el lugar equivocado.

HG/MD

“Sin embargo, no estimo que mi vida sea de ningún valor ni preciosa para mí mismo, con tal que acabe mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.” (Hechos 20:24). 

La entrada El lugar más seguro de todo el mundo se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/34rzSXs
via IFTTT

22 oct. 2020

Tiempos de cosecha

Lectura: Levítico 23:15-22

Cuan gozosos son los tiempos de cosecha. Cuando los agricultores recogen el fruto de su esfuerzo, en sus caras se puede ver la satisfacción y muchos de ellos dan gracias a Dios por su bendición.

Este mismo gozo se percibe al leer el libro de Levítico en el capítulo 23, en el cual se establece la fiesta de las semanas, mediante la cual durante 7 semanas se celebraba en gratitud por las cosechas que se habían recolectado (Deuteronomio 16:9-12).

Pero, ¿qué sucede sí vienen lluvias inoportunas, el verano se extiende de forma inesperada, o sobreviene una granizada?

Aun en esas circunstancias, el apóstol Pablo nos aconseja: “Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).  Quizás puedas pensar al leer estas palabras, “esto no es realista”.  Sin embargo, esta no fue una ocurrencia del apóstol; tal como leímos, los judíos recibieron instrucciones de celebrar la fiesta de las semanas, independientemente si sus cosechas eran buenas o malas, debido a que nuestro agradecimiento es a Dios, y no a un granero lleno de frutos o semillas.

El seguidor de Cristo tiene muchas decisiones que tomar durante su vida, y una de ellas es ser agradecido. Es muy sencillo tener una buena actitud cuando todo va bien, pero resulta muy difícil tener contentamiento cuando las cosas salen mal; el sólo hecho de poder levantarnos cada día y tener la fuerza para conseguir nuestro sustento, debe hacer que tengamos una sonrisa en nuestro rostro, tal como lo dice el apóstol Pablo en 1 Timoteo 6:8: “Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos estaremos contentos con esto”. 

No quiere decir que seamos personas conformistas y sin metas, sino que, así como Pablo podamos decir: “No lo digo porque tenga escasez pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.  Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la hartura como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad” (Filipenses 4:11-12).

  1. Descubre razones para dar gracias a Dios cada día.
  2. No necesitas más cosas por las que dar gracias, sino dar gracias por las cosas que ya tienes por la misericordia de Dios.

HG/MD

“Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18). 

La entrada Tiempos de cosecha se publicó primero en Mi Devocional.



from Mi Devocional https://ift.tt/37wOhmS
via IFTTT