10 jul. 2017

Ante Su Presencia

Lectura: Apocalipsis 1:9-18

Un día un soldado raso fue llamado por su coronel.  Se puso muy nervioso pues nunca había hablado con el oficial de alto rango, y se preguntaba porque querría hablar con él y esperaba no dejar ver tanto su miedo cuando estuviera frente a este hombre.

Finalmente el encuentro fue tan sólo para felicitarle por la buena labor que estaba haciendo.  Al pensar en esta situación, recuerdo que a los creyentes nos espera un encuentro aún más imponente.  Un día estaremos ante la presencia del Señor para que Él evalúe nuestra vida, tal como lo dice 2 Corintios 5:10: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba según lo que haya hecho por medio del cuerpo, sea bueno o malo”.  Debemos darnos cuenta que todas las cosas “todas están desnudas y expuestas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:13).

Es impresionante la forma en la cual el apóstol Juan reaccionó cuando vio a Jesús en su extraordinaria gloria: “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies…” (Apoc.1:17) y aquel mismo Jesús, que murió en la cruz y tres días después resucitó, tocó a su amado discípulo y le dijo: “no temas”.

Estas mismas palabras deben resonar en nuestros oídos, y deben resultar consoladoras al entender lo que Jesús hizo al morir por nosotros sin merecerlo.  Al resucitar de la muerte, Jesús destruyó el poder de la muerte para que nosotros tuviéramos la libertad de servirle.

  1. La expectativa de encontrarnos con nuestro Señor, debe ser impresionante, más nunca aterradora.

 

  1. Si en verdad haz aceptado el regalo de salvación de Jesús, no tienes por qué temer a su juicio.

HG/MD

“Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y puso sobre mí su mano derecha y me dijo: “No temas. Yo soy el primero y el último” (Apoc.1:17)



from Mi Devocional http://ift.tt/2uLkpgK
via IFTTT

No hay comentarios: